Volkswagen y el medioambiente

20/12/2011

Volkswagen y el medioambiente

 

Volkswagen se toma muy en serio su compromiso de ofrecer a sus clientes una movilidad sostenible, sin olvidarse del placer de conducir. Con una premisa básica: Reduce lo que puedas, compensa lo que no puedas.

Reducir, desarrollando tecnologías que aúnen la máxima eficiencia con niveles de emisiones y consumo extremadamente bajos: BlueMotion Technologies.

Compensar las emisiones actuales plantando árboles, los mejores aliados, para conseguir el resultado final de “emisiones cero”. Con iniciativas que nos permitan una movilidad totalmente sostenible: El Bosque BlueMotion y el Programa CO2 Neutral, que incluye un Árbol de Serie en cada nuevo Volkswagen y los Pack CO2 opcionales de árboles.

Pero Think Blue es mucho más: es promover unos hábitos de conducta sostenible dentro y fuera del vehículo con la que todos –el medioambiente y nosotros- ganamos: Los consejos para una conducción sostenible que ahorre combustible y reduzca emisiones:

1. Conduce con la marcha más larga posible.

Los motores TDI y TSI ruedan perfectamente a bajas revoluciones. En tercera, a 30km/h y a 2.000 rpm tienen un impresionante poder de aceleración. Cuando arranques, pasa rápidamente a segunda y, en cuanto puedas, a tercera. Y, cuando el tráfico lo permita, cambia a la marcha más alta posible. Siempre que el sonido del motor sea suave y el coche no dé tirones. Con ello se reducen considerablemente las emisiones acústicas y el consumo de combustible.

Con un cambio automático, evita el kick down y levanta levemente el pie del acelerador. El sistema automático cambiará a la siguiente marcha más alta y ahorrarás combustible. Esto es algo que el cambio DSG ya hace por sí solo, calculando el momento óptimo y reduciendo el consumo hasta un 20%.

2. Revisa periódicamente la presión de los neumáticos.

La resistencia a la rodadura representa hasta un 15% del consumo total. Por ello es imprescindible que antes de ponerte en marcha compruebes la presión de los neumáticos. Si reduces la resistencia, reduces el consumo.

Comprar neumáticos de baja resistencia a la rodadura supone un ahorro adicional del 3% de combustible. Y además son más silenciosos. Un criterio que Volkswagen ya aplica a todos los vehículos BlueMotion Technologies.<

3. Utiliza aceites de baja viscosidad.

Cuánto antes se lubrica un motor, antes funciona produciendo menos emisiones. Por ello utilizar un buen aceite de motor facilita que éste se distribuya rápidamente. Y eso es algo especialmente importante en arranques en frío y en trayectos cortos.

Los aceites sintéticos antifricción son los que mejores resultados ofrecen: pueden contribuir a reducir el consumo de combustible hasta en un 5% en comparación con los convencionales. Cuestan más, pero se amortizan pronto. Por ello Volkswagen los utiliza en todos los vehículos que salen de fábrica.

Controla que el nivel de aceite sea correcto, respeta los intervalos de cambio del mismo y utiliza éstos recomendados.

4. Evita el uso de accesorios que reduzcan la aerodinámica.

La buena aerodinámica de un vehículo consigue un consumo reducido, especialmente con velocidades más altas. En Volkswagen diseñamos nuestros vehículos pensando en ello.

Un aumento del 33% de la resistencia aerodinámica aumenta el consumo de combustible hasta en casi 2l/100km a 120 km/h. Por ello aconsejamos que los accesorios como portaesquís, portabicicletas o arcones se utilicen sólo cuando sea realmente necesario.

5. Viaja con el mínimo equipaje, reduce el peso del vehículo.

Cada kilo de equipaje cuesta combustible: 100kg de peso aumentan el consumo en hasta 0,3l/100km. Revisa tu maletero: seguro que cargas en él durante todo el año cosas innecesarias que se usan puntualmente y que son prescindibles en muchos de tus trayectos. Controlar la carga en viajes largos, también te ayudará a ahorrar combustible.

6. Usa el equipamiento con moderación, también consume.

El equipamiento nos hace los trayectos más cómodos, pero más caros. Por ejemplo, el climatizador consume combustible: en pleno verano puede llegar a consumir hasta 2l/100km. Si ventilas el coche antes de ponerte en marcha y circulando el primer tramo con las ventanillas bajadas, dejas que salga el calor. La calefacción en los asientos y la de la luneta también consumen, así que desconéctalas en cuanto puedas. Comprobar durante el trayecto si los equipos que están funcionando son los necesarios puede repercutir en tu bolsillo

7. Deja que el coche ruede sin acelerar, en bajadas o al llegara un semáforo.

Aprovecha el corte de combustible en desaceleración. Si dejas que el coche ruede con la marcha engranada, en bajadas o al llegar a un semáforo, consigues un consumo de 0,0l/100km.

El corte de combustible interrumpe el suministro del mismo al motor, así que tu coche no consume ni una gota. También consumirás menos combustible desembragando y esto es posible si conduces tranquilo y dejas que el coche ruede por su propio impulso en tramos largos.

8. Evita coger el coche en los trayectos cortos.

El motor consume más cuando está frío. Por ello si se utiliza para muchos trayectos cortos puede llegar a tener un consumo de hasta 30l/100km.

Organiza tus trayectos y recados para hacerlos todos juntos, el motor podrá alcanzar la temperatura de funcionamiento necesaria y consumirá mucho menos. Además, dejar el motor en marcha para que se caliente no reduce el consumo, sino que lo aumenta.

9. Conduce de forma relajada.

La conducción agresiva -acelerar a fondo, cambiar de carril, etc.- aumenta el consumo de combustible. Por el contrario, conduciendo relajadamente, frenando poco, dejando que el vehículo ruede aprovechando el impulso, siguiendo el tráfico, se consume menos y, además, estarás más tranquilo.

© Grupo de Concesionarios VW, Audi, Seat y VW Comerciales propiedad de Volkswagen AG